La Corriente Federal de Trabajadores de la CGT, liderada por Pablo Moyano y Sergio Palazzo, se solidarizó hoy con el arzobispo de Mercedes-Luján, monseñor Agustín Radrizzani, y denunció "una campaña de desprestigio y persecución que desde el Gobierno y los medios hegemónicos se desató contra su persona y la Iglesia católica".

Así lo afirmaron en un comunicado de prensa difundido esta tarde con el título "Solidaridad con el arzobispo Radrizzani", a raíz de la controversia generada por la misa por la "paz, pan y trabajo", celebrada el pasado 20 de octubre por el arzobispo de Mercedes-Luján, frente a la tradicional basilica, a la que convocaron Hugo y Pablo Moyano, quienes participaron desde la primera fila, además de miembros notorios del kirchnerismo.

Tras esa misa, que generó cortocircuitos con el gobierno nacional y provocó cierta tensión dentro del Episcopado, monseñor Radrizzani debió salir a pedir "perdón" en una carta pública -que se leerá este fin de semana en las misas de la arquidiócesis- a quienes "han sufrido" por esa celebración, y aclaró que "no tuvo ninguna intencionalidad política".

En el comunicado de hoy, la Corriente Federal sostuvo que "el 'crimen' por el que se lo denosta es el de haber oficiado una santa misa por paz, pan y trabajo frente a la Basílica de Luján".
"La insistencia de los funcionarios de gobierno, como de sus portavoces mediáticos, al hostigar al arzobispo, tienen por objeto apartar a la Iglesia de los justos reclamos de los trabajadores y de los más humildes de la sociedad", agregaron en el comunicado.

Fuente: MDZ - www.mdzol.com

Lo más leído